Etiquetas

,

Miércoles 10 de octubre de 2012, 10 pm. Un Radio Medellín, 100.4 FM

Varías historias se han tejido alrededor de la presencia del diablo en la música. Podríamos irnos hasta el siglo XI y curiosamente toparnos con una mujer, Hildegard von Bingen, pero en lo que atañe el rock, ese término paraguas que muchas veces se ha asociado con música del diablo, nos devolvemos hasta finales de la década de 1960 y de nuevo nos encontramos con una banda en la que se encuentra una chica: Jinx Dawson.

Imagen

Jinx Dawson (recuperada de su página de Myspace)

Dawson fue eduacada en los artes de lo oculto por su propia familia quien seguía este tipo de creencias espirituales. A su vez fue formada en opera, lo que la llevo a conformar la banda Coven, junto con Steve Ross y Oz Osborne, a mediados de la década de 1960 en Chicago, Estados Unidos. En 1969, Coven debuta con el album Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls, el cual parece ser el primer álbum de rock en ocuparse explícitamente del satanismo y el ocultismo. Tambien es el primer trabajo en el que podemos apreciar el signo de los cachos, tan común en el Metal y que tradicionalmente se le ha atribuido a Ronnie James Dio.

Imagen

El signo de los cuernos en el primer álbum de Coven, 1969

Imagen

Parte interior de Witchcraft Destroys Minds and Reaps Souls

Tres temas del primer trabajo de Coven tratan directamente con esa imaginería cristiana de la mujer como ente maligno y tentación para el hombre. Wicked Woman se refiere a la mujer malvada, la bruja que tanto fue perseguida en el medioevo y que incluso sigue siendo un rol prohibido como se puede ver en el caso reciente de la mujer quemada por la “comunidad”, tras ser acusada de Brujería en Santa Barbara, municipio de AntioquiaWhite Witch of Rose Hall habla de un caso concreto, la bruja de Rose Hall, una leyenda famosa en Jamaica. For Unlawful Carnal Knowledge menciona el acto sexual por fuera del vínculo religioso del matrimonio en el que la mujer es quemada y tratada como bruja por ser ella quien incita al acto -típico del mundo judeocristiano-.

Witchcraft Destroys Minds and Reaps Souls cierra con una misa negra o sátanica, un interesante registro de un ritual que aún es visto con desconfianza a pesar de que la religión parece ser un lugar intocable y de que se habla de libertad de credo. A su vez este álbum abre con Black Sabbath, un tema que antecede en un año a la agrupación británica de igual nombre.

En Estados Unidos a nivel popular, Coven es más conocida por la canción One Tin Soldier, un tema que hizo parte de la banda sonora de la película Billie Jack y que aparecería en su segundo álbum, sin título, que salió al mercado en 1972. Este trabajo se aleja en temática al primer trabajo, pero Coven volvería a letras menos comerciales en 1974 con Blood on the Snow, su tercer y último larga duración, que si bien no es un disco satanista, tampoco son las típicas letras de amor de pareja de cualquier trabajo pop.

En este mes de las brujas traemos a Coven, no sólo porque es una banda con un miembro femenino importante en la historia del rock, sino también porque nos invita a reflexionar acerca de la religión. En este país, que cuando se indaga por religión la pregunta más común es ¿crees en Dios?, dando por descontado de que  toda creencia religiosa (1) es monoteísta y cree en el mismo dios, es decir aquel ente masculino que posa sobre nubes y tuvo otro hijo masculino que predicó por allá donde actualmente queda Israel y (2) que se basa en la Biblia, un libro extraordinariamente vendido en este país donde no se lee.

Estos prejuicios frutos de largos años de colonialidad, perpetúa ideologías -las diferentes religiones judeocristianas que hoy se practican en Colombia- que han sido particularmente dañinas para creencias no cristianas, las mujeres y las personas que no se rigen por parámetros heteronormativos de conducta. Escudandose en el nombre de religión, estas ideologías pueden incentivar crímenes de odio y prácticas discriminatorias que ningun otro grupo bajo el argumento de postura política, cultural o científica puede realizar.

Muchas personas alegan que los privilegios de la religión se deben a que ella constituye lo más intimo de las creencias humanas, pero este argumento se disuelve apenas vemos las comunidades indigenas, los grupos satanistas y otros grupos sociales que no pertenecen a la mayoría judeocristiana perseguidas bajo justificaciones tan pobres como “no hay territorio vedado para la fuerza pública” o “adoran al diablo”. Por ahí dicen que Jesús nunca se casó, pero nunca nos cuentan si es que el matrimonio entre personas del mismo sexo estaba también prohíbido en aquella época en aquel lugar, algo que puede sonar hereje a algunas, pero que muestra el fuerte talante heterosexita de la tradición judeocristiana.

Jinx Dawson y Coven serán presentados en nuestro programa de Femme FM del miércoles 10 de octubre a las 10 pm, en UN Radio Medellín, 100.4 fm, pero también nos puede escuchar en línea en cualquier momento a través de UN Radio

Anuncios