Etiquetas

8 de marzo de 2013, Ácido Bar, Bogotá

Automatic Lovers en Ácido Bar, Bogotá (08042013)

Vero Autolove en Ácido Bar, Bogotá (08042013)

La continua realización durante este siglo de las fiestas de Medieval Dark Wave Electro en Medellín han mostrado una movida gótica pequeña pero sólida que no sin embargo no tiene aún un representante musical. El 8 de marzo se realizó en Ácido Bar en Bogotá -un local de rock de un colega de UN Radio Bogotá- el lanzamiento de El Androdista, el álbum debut de la banda capitalina Automatic Lovers, un lanzamiento que me llevó a pensar que en Bogotá pasa todo lo contrario: no hay una movida sólida darketa pero tiene un buen grupo de synthpop.

Precisamente en el concierto, más allá de una chica que iba a ser el segundo acto de la noche, pero que al final no se presentó -no logré enterarme de quién se trataba-, no había ninguna persona gótica, lo que me lleva a pensar que el gótico como movida no es muy fuerte en Bogotá -aunque sin duda hay, pues en Medieval Dark Wave Electro se han presentado djs de la capital-, o que Automatic Lovers no pertenece a esa movida a pesar de su música. Esto puede no ser preocupante, pero la asistencia no fue amplia, algo que uno puede culpar a la falta de movida o simplemente a que en Bogotá definitivamente la gente no es muy ávida de pagar por un concierto -¿les recuerda a otra ciudad?-, independientemente de la calidad de la banda que se presenta. También se podría decir que sí  hay asistencia a otros géneros -eso se los iré comentando en este blog- que tienen más seguidores, pero esto cuestiona la relevancia de la propuesta de las élites promotoras de la música local que le han apostado al crossover como práctica de consumo musical, dando a entender que es mejor apostarle a la construcción de un público que oiga por igual Bomba Estéreo e Internal Suffering que los nichos especializados en los que se habían configurado los grupos sociales alrededor de géneros musicales subterráneos.

Volviendo al concierto, Automatic Lovers abrió con un cover muy interesante de Pure Morning mostrando el espectro musical que significa el gótico, y el cual empezaba a mostrar que esta banda sí era capaz de cumplir con las espectativas que había alimentado con algunos temas y videos en las redes sociales. Sin embargo, su montaje fue mucho más directo que lo que se ve en esos videos y en presentaciones anteriores, limitándose a las dos personas que conforman la banda, Vero Autolove y Manuel Estévez. Esto es un punto a favor de este concierto, pues por un lado muestra una banda que puede sonar completa y trasmitir energía sin la necesidad del apoyo de otros músicos, un mito que muchas veces se tiene dentro de la electrónica, y que la ha obligado en vivo a trasformarse en una copia del rock o la música “orgánica” en vez de consolidar su propio paradigma de experiencia estética -en algunos caso, por supuesto-, y por otro,  muestra la plasticidad que puede ofrecer una banda electrónica. Sin embargo, un montaje directo puede signicar una falta de espectáculo para aquellas personas que esperan mucho más que música en un concierto.

Automatic Lovers en Ácido Bar (08042013)

Automatic Lovers en Ácido Bar (08042013)

Para mí, el ser el lanzamiento de un álbum -además debut- es un contexto perfecto para mostrar las canciones “tal como son”, pues de lo que se trata es de mostrar lo que se esperar en el disco, y no de la interpretación de canciones ya conocidas como sucede con una gira convencional. Además, considero que la sobriedad permitió mostrar las capacidades de Vero Autolove como frontwoman capaz de soportar por sí sola la mayor parte de la puesta en escena de Automatic Lovers.

Con un repertorio no muy largo que consistió en los 8 cortes de El Androidista, más otros dos temas al final de la presentación y el cover con el que se comenzó, este concierto presentó lo que se encuentra en este trabajo, las canciones en versiones cercanas a las del estudio, bien ejectuadas aunque no con el mejor sonido -lo que en ocasiones implicó que no se entendiera mucho la voz-, que consiste de cortes que se mueve por los lados del synthpop, aunque con otras influencias como suele suceder en el mundo darketo, que a veces recuerdan en los teclados al sonido de Karftwerk, pero en temas cortos que no llevan a su exploración sónica ni a su repetición mántrica que produce sensaciones de trance o densidad, aunque tampoco llegan a los lados más melódicos de algunos actos de synthpop. En fin, una banda oscura pero pop claramente darketa, que tras una presentación cautiva lo suficiente como para que uno quiera ir a escuchar su disco para estudiarla con más calma. Con respecto a esto último, si han escuchado a esta banda en vivo y les gusta, les aseguro que el disco no defrauda.