Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Miércoles 5, 12 y 19 de junio de 2013, 10 pm, UN Radio Medellín, 100.4 FM

Linda Breedlove de Tribe 8 (foto recuperada de claudesplace.com)

Linda Breedlove de Tribe 8 (foto recuperada de claudesplace.com)

El punk ha sido el género musical más abierto a la expresión política, sexual y religiosa. Por esto, hablar de letras no heteronormativas dentro del punk significa irnos a los principios mismos del punk. Por supuesto la homofobia fue uno de los rasgos más frecuentes dentro del punk norteamericano y británico temprano, pero como acabo de decir, esa apertura también permitió que hiberan expresiones desde el otro lado del espectro. Por ejemplo, The Damned, una de las banda más representativas del punk rock 77 británico, grabó un cover del tema Jet Boy Jet Girl, del acto también de punk Elton Motello, que habla de la relación sexual de un chico de 15 años con un hombre mayor. También La Polla Records, una de las bandas más queridas en Colombia, tiene una canción que trata de la homofobia llamada Animal Sin Nombre, de su álbum Donde Se Habla.

Además, también se pueden rastrear desde los inicios del punk bandas con integrantes abiertamente homosexuales o transgeneristas, como es el caso de Wayne Country en Nueva York en los años ’70 o actos también norteamericanos como MDC y The Dicks en los ’80. Sin embargo, la presencia notoria y continua de actos con miembros y temáticas de diversidad sexual y de género comienza a darse a finales de los años ’80. Uno de los lugares en los que bandas de este tipo empezaron a ser representativas dentro de la movida hc fue la península escandinava. A finales de los años ’80 la banda finesa Kiima y la banda sueca Vrävarna publican sus primeras grabaciones. Kiima no pasaría de un cuatro 7”s desapareciendo en 1990, pero Vrävarna quien solo sacó cassettes en los años ’90, se convertiría en uno de los nombres familiares del punk hc sueco.

vravarna-runka_med_kondom-ep_bak

Contraportadas de los EPs de Kiima y Vrävarna Jatsia Idiooteille y Runka Med Kondom

Contraportadas de los EPs de Vrävarna y Kiima, Runka Med Kondom y Jatsia Idiooteille

En la primera mitad de los ’90 también aparecen en los Estados Unidos las primeras bandas de punk y hardcore -algunas personas llaman al punk con temáticas de diversidad sexual y de género homopunk, pero aquí recogeremos los dos estilos musicales bajo la etiqueta de queercore- como God Is My Co-pilot (1991), Pansy Division (1991), Tribe 8 (1992) y Team Dresch (1994). Estas bandas se centran en letras directas y crudas sobre sexualidad, y en el caso de Team Dresch y Tribe 8, también letras políticas que atacaban la heteronormatividad desde posturas feministas.

Pansy Division (Julia Cohen)

Por aquella época también se dio la movida Riot Grrrl, teniendo como epicentro el Estado de Washington, la cual fuera de ser feminista contó con bandas y letras de diferentes bandas abiertamente antiheterosexistas. Una de las bandas más relevantes de esta movida con miembros no heterosexuales fue Heavens to Betsy, de donde saldría Sleater-Kinney, que además manejaba letras de una posición política de izquierda. Lo interesante de las Riot Grrrls fue su postura abiertamente política, que no se quedaba únicamente en las cuestiones sexuales, sino que centraba más en el feminismo.

Sleater-Kinney (foto: Jana Birchum)

Sleater-Kinney (foto: Jana Birchum)

El cambio de siglo representó una multiplicación de actos de queercore en Estados Unidos y Europa. Bandas como Gay for Johnny Depp, Gayrilla Biscuits, Youth of Togay, Hunx and His Punx, Homomilitia, The Butchies y Limp Wrist muestran un subgénero dentro del punk y el hardcore con una gran vitalidad, que fuera de ser una alternativa refrescante en estas épocas de revitalización de la derecha cristiana, ha sacado material musical realmente bueno cuando el punk a veces parece un género cansado.

Hunx and His Punx (foto: Eric Phipps)

Hunx and His Punx (foto: Eric Phipps)

Escuche la primera parte aquí.

Escuche la segunda parte aquí.

Escuche la tercera parte aquí.