Etiquetas

, , , , ,

Junio 29 y 30 y julio 1 de 2013, Bogotá

Afiche oficial de Rock al Parque 2013. Parce que el doom o las mujeres hubieran sido la temática de esta decimonovena edición

Afiche oficial de Rock al Parque 2013. Parece que el doom o las mujeres hubieran sido la temática de esta decimonovena edición

Para el festival Rock al Parque de 2013, se publicitó en varias ocasiones la presencia femenina, desde las páginas en las que se hablaba de las 16 bandas con mujeres en su formación, diciendo que “este año [2013], el festival registra el mayor número de mujeres participantes en las agrupaciones en su historia”, hasta el afiche oficial en que se mostraba una mujer, parece que se quería mostrar que la decimonovena edición de este festival bogotano se iba a centrar en la visibilidad de la mujer. Sin embargo, ese no fue el caso.

Por un lado, dentro del cartel internacional no había una sola banda en la que hubiera una mujer icónica en la historia del rock, o en su actualidad. De las bandas que cerraron los tres días, ninguna tenía mujeres entre su formación -Cannibal Corpse, Symphony X, Downset, Living Color, Junior Kelly, Anti-Nowhere League, Black Drawing Chalks e Illya Kuriaki & the Valderramas-, y una banda como Bosnian Rainbows, siempre fue publicitada, incluso cuando la anunciaron en el festival, como la banda nueva de Omar Rodríguez y nunca como el nuevo proyecto de Teri Gender Bender, o aunque sea el proyecto de Rodríguez con Teri. Además, Le Bucherettes no está entre las bandas más representativas en el rock de garaje con personal femenino, incluso a nivel latinoamericano -en términos simbólicos, hubiera sido más pertinente traer a Jessy Bulbo o a las Ultrasónicas-. Por otro lado, si bien el número de bandas parece alto, tan sólo representa un 25% de la totalidad de las agrupaciones que estuvieron los tres días, y entre las bandas nacionales aparentemente reconocidas -las que tocaban antes de las grandes bandas internacionales-, sólo una tenía una mujer músico -Schutmaat Trio-. Sin embargo, esto no quiere decir que no hubo muy buenas presentaciones que justificaban, desde una perspectiva de género, la asistencia a la edición de este año de Rock Al Parque.

Reseñar un evento con un espectro tan amplio, así supuestamente se limite al rock -aunque a veces considero que maneja una noción bastante laxa del término-, es algo complejo, pues es díficil esperar que sí exista alguien que escuche todos los géneros que fueron expuestos en el Simón Bolivar el puente del primero de julio. Personalmente, no soy muy cercano al reggae, por lo que me es díficil verle la gracia a la gran mayoría de las bandas nacionales de este género, y preferiría que alguien que en verdad esté metido en este género reseñe agrupaciones como Una Fuerza, The Klaxon, o La Nueva Fuerza. Además, debido a que el domingo fue la Marcha por la ciudadanía plena LGTBI, no pude ver a Martinika con Alto Grado, pues lo que he escuchado de ella como solista me llama la atención, a Antombo, ni a Bambarabanda, de la cual no soy muy aficionado, ya que no soy para nada cercano a las fusiones con música trópical -andina, zamba, bossanova o tango es distinto-, pero quería verla en vivo a ver si les daba una oportunidad en estudio. Con esta advertencia, y sacando a un lado a Schutmaat Trio que me sonó a indie o esa vaina que es tan popular hoy día y que me da la impresión de que nunca lograr concretar ninguna emoción, quedándose a medio camino no sé hacia dónde -¿pesadez, energía, éxtasis, sofisticación, experimentación?-, paso a reseñar las bandas que vi.

El último día del festival, era uno de los días que más me llamaba la atención, pues se presentaban por primera vez en Rock al Parque, MET y Lianna. A ambas bandas ya las había visto recientemente, y me parecieron muy buenas en vivo, por lo que su presentación en el festival no fue una sorpresa para mí. En el caso de MET, Ada mostró que es una verdera frontwoman que es capaz de subir al público sin dejarlo caer y de manejar una energía a lo largo de todo el espectáculo. La presencia de Ada se ve acompañada de una banda que sale segura al escenario, y que se ha construido alrededor de personajes que se ven reflejados en la actitud y la puesta en escena -.e.g, en el vestuario-, especialmente el bajista Driller, que hacen de MET una banda con una fuerte presencia en vivo y un grupo compacto, en vez de esas bandas que terminan siendo el acompañamiento de una figura fuerte que por lo general tiene el rol de vocalista.

Ada, vocalista de MET

Ada, vocalista de MET

MET, al ser una banda nueva -tiene cuatro años pero aún no han publicado un larga duración y su repertorio no es muy extenso- tocó los temas propios que presentaron en su gira de este año a través de la red de bibliotecas públicas de Bogotá. Sin embargo, tocaron un tema que señalaron, fue el primero de la banda y que no tocaban hace un buen tiempo. Entre los covers que hacen en sus presentaciones, decidieron incluir en su set en Rock al Parque a Iron Fist, una buena elección por su energía. Además, MET llegó acompañada de una corista -Karen- y otro guitarrista, algo que agregó al espectáculo y al sonido. Desde nuestro interés por la presencia femenina, nos alegra ver cada vez más la presencia de coristas mujeres en bandas colombianas.

Fue una lástima que a las cuatro de la tarde, hora en que tocó MET, el escenario Bio aún se encontrara vacío, pues fue una de las presentaciones más energéticas de esta edición de Rock al Parque, la cual cerró con In Your Head, el segundo sencillo de la banda que demuestra que está lista para su primer larga duración, el cual estamos esperando ansiosos en Femme FM. Ojalá Altavoz los tenga en cuenta este año o que alguien los traiga a Medellín próximamente.

MET con Karen, su corista en Rock al Parque 2013

MET con Karen, su corista en Rock al Parque 2013

El otro acto que hacía llamativo el cartel del lunes fue Lianna. Tocando a las 5 de la tarde en el escenario Eco -el más pequeño de Rock al Parque-, esta cantante de R&B contó con la misma suerte de MET, una escasa asistencia, lo que, sin embargo, no impidió una animada presentación. Como ya lo dije en otra reseña de Lianna en vivo, una de las fortalezas de esta intérprete es la excelente banda que tiene de soporte, la cual, al igual que MET, cuenta con una muy buena corista.

Lianna en Rock al Parque 2013

Lianna en Rock al Parque 2013

Lianna hizo un recorrido por las canciones que componen su álbum debut, Paciencia, y tocó un par de temas de otros actos, como Dios Bendiga las Calles de Skirla, en los que esta cantante muestra que viene de la escuela del hip hop, algo que le agrega energía a su propuesta en vivo. Con un muy buen manejo de escenario y una excelente banda de apoyo, Lianna, desde el punto de vista musical, era el acto en esta versión de Rock al Parque más adecuado para tocar antes de Illya Kuriaki & the Valderramas en el cierre en el escenario Plaza. No me gusta esa banda, pero Lianna definitivamente hubiera prendido la rumba y creo que a la mayoría de las personas asistentes no les hubiera chocado para nada, si en verdad le gustan los ritmos que explora el acto argentino. Otra muy buena intérprete que sería bueno ver en Medellín en escenarios que no se limiten al hip hop.

El día del metal, tuve la única grata sorpresa durante el festival, aunque como dije anteriormente, no pude asistir el domingo 30 en la tarde. Había escuchado a la banda española Vita Imana en Youtube, pero no me había llamado mucho la atención, pues considero que no ofrecen nada novedoso, a pesar de la particular inclusión de una percusionista, Miram Baz. No obstante, Vita Imana resultó una banda muy energética y entretenida en vivo. Es en un escenario donde se aprecia el valor agregado de la percusión, aunque la presencia de la banda en general y la energía del vocalista ayudan a prender la rumba.

Vita Imana

Miriam Baz, percusionista de Vita Imana

Vita Imana es una banda que al tener esos sonidos noventeros que algunas personas catalogan dentro del groove metal, es bastante pegajosa y energética en vivo. Un muy buen espectáculo para apreciar, y tal vez la seducción extra que requerimos las personas que no quedamos muy enganchadas con una primera escucha en estudio o en video de esta agrupación. Una grata sorpresa que alentaba a seguir hasta la última banda en el día del metal.

Karina Ortega, vocalista de Sacred Goat

Karina Ortega, vocalista de Sacred Goat

En el escenario principal, el escenario Plaza, Sacred Goat estuvo antes de Vita Imana. Esta banda de brutal death metal que cuenta con Karina Ortega en la voz, fue el aporte femenino al tsunami brutalero que fue la jornada de metal en esta edición de Rock al Parque -Souledge, Sacred Goat, Internal Suffering y Cannibal Corpse-. Esta banda que ya había visto en el 2012 en el Abside Brutal Female Fest I, y que me había parecido el punto más alto de este festival, tuvo una presentación brutal. Con la fuerza del sonido de Rock al Parque, Sacred Goat sonó como una banda contundente y demoledora que por tener un sonido muy enmarcado dentro del brutal tal vez no sedujo a mucha gente, pero que es una de las pocas bandas de este género que me han llegado desde el inicio de este estilo a finales de los años ochenta. En mi opinión el tsunami contó con algunas de las mejores bandas del brutal en la actualidad, que curiosamente son de Colombia, y entre las que se cuenta Sacred Goat. Otro álbum debut que no veo la hora de tener.

Otra banda que no me llamó mucho la atención al escucharla después de conocer el cartel de Rock al Parque fue Bosnian Rainbows. Me gustó mucho el Relationship of Command de At the Drive-in, lo que me hizo volver sobre sus trabajos anteriores. Sin embargo, Mars Volta nunca me sedujo y le perdí el rastro a Rodríguez y Bixler, y Le Bucherettes, si bien no me parece una mala banda, tampoco me parece uno de los puntos más altos del rock de garage de la actualidad. Por esto, no tenía idea de la existencia de Bosnian Rainbows hasta que leí que venían a Rock al Parque 2013.

Bosnian Rainbows

Bosnian Rainbows

A pesar del histrionismo de Teri Gender Bender y de momentos pegajosos en algunas canciones, la presentación de Bosnian Rainbows confirmó la sospecha que tuve al escuchar un par de sus canciones antes de verlos en Rock al Parque 2013: este es otro intento de músicos de rock de hacer electrónica y música de vanguardia que termina con un sonido que a lo sumo podrá calificarse de pretencioso. Otro miembro de la generación del Radiohead post-OK Computer, que en un principio recibió reseñas fuertes, pero que con el tiempo parece haber sido redimido para dar paso a muchas de esas bandas difusas sin contundencia que son agrupadas dentro del género del indie y que asocio más con Nueva York que con el Reino Unido -de donde es Radiohead- o California -de donde es Bosnian Rainbows-. Esto tal vez da el sentido del lugar de Schutmaat Trio en la programación de Rock al Parque: él no estaba para preparar el público para Illya Kuriaki, estaba para continuar el ánimo establecido por Bosnian Rainbows. Pero como dije al comienzo de esta reseña, creo que es muy díficil encontrar a alguien que le gusten todos los géneros del rock -¿si son todos del rock?- que estuvieron en Rock al Parque 2013. Sé que el indie tiene muchas seguidoras en Colombia -y en el mundo-, pero definitivamente yo no soy una de ellas. Si usted lo es, no haga caso a mi reseña sobre Bosnian Rainbows; si no lo es, no se perdió de nada si no los vio, y si los vio, sabe de qué estoy hablando.