Etiquetas

,

6 de agosto de 2013, Lipstick, Bogotá

Natalia Bedoya tocando junto a Martini Blues en la conmemoración de los 475 años de Bogotá

Natalia Bedoya tocando junto a Martini Blues en la conmemoración de los 475 años de Bogotá

El 6 de agosto, la ciudad de Bogotá conmemora su fundación, y para este evento, Idartes -Instituto Distrital de las Artes- realizó una serie de conciertos en diferentes puntos de la ciudad que incluía 8 bares miembros de la red Arte Conexión, un proyecto de esta entidad distrital que busca fortalecer los procesos de circulación de artistas distritales en Bogotá. En uno de los bares miembros de la red, Lipstick, se presentó la cantante Natalia Bedoya con su proyecto Martini Blues.

A Natalia con Martini Blues, ya la habíamos reseñado en vivo, con el lanzamiento de su álbum Natalia Bedoya presenta Martini Blues en vivo en la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá. Por esto, sólo señalaré que fuera del excelente lugar -recomiendo este bar para quienes estén buscando una buena locación en Bogotá con música que incluye temas de soul, funk, jazz entre otros géneros más comunes en los bares de Colombia como la electrónica-, fue muy agradable tener la oportunidad de ver el acto de Natalia más cerca.

La puesta en escena de Natalia se aprecia mejor de lugares pequeños, pues su concentración está en los detalles –vestuario, sus bailes, las expresiones de su rostro, la banda- y no en montajes para estadios -grandes pantallas, coreografías con una gran cantidad de bailarines u otras cosas por el estilo, comunes en actos comerciales de pop chicludo-. De hecho, la presentación de Martini Blues en Lipstick incluyó a un bailarín, que en un tema salió con un títere y posteriormente hizo un acto de tap que culminó con la adición de Natalia en la introducción de Hit the Road Jack, algo que realmente se puede apreciar en un lugar pequeño.

La atmósfera que Martini Blues busca crear, se experimenta mejor en lugares pequeños

La atmósfera que Martini Blues busca crear, se experimenta mejor en lugares pequeños

De nuevo, la banda y la voz de estuvieron impecables, aunque siento que en esta ocasión Natalia no hizo tantas piruetas lo que, como ya señalé en mi reseña anterior de esta cantante, me parece mucho mejor, pues se puede apreciar el verdadero color de la voz de Natalia y su adecuación para el jazz, el soul o el tango. El repertorio estuvo constituido con los covers de jazz y soul que ella grabó para Natalia Bedoya presenta Martini Blues en vivo –como por ejemplo, Hit the Road Jack, New York New York, Route 66-, más el tango original Dar la Vuelta, con el cual cerró este concierto. En otras palabras, esta fue una presentación de Martini Blues, pero como ya dije, con variaciones en la puesta en escena y un montaje más adecuado para lugares pequeños, lo que muestra una banda que no se cansa de buscar nuevos elementos para ofrecerle a su público.

Aunque Dar la Vuelta es habitual en los conciertos de Martini Blues, haber sido el cierre del concierto me hizo anhelar que Natalia entre en una nueva etapa de este proyecto, la cual signifique un nuevo repertorio y un álbum –podría ser en estudio- de temas propios. Ésta es una banda con un excelente nivel que estoy seguro podría dar algo original de muy buena calidad, en géneros -¿tango, jazz, soul y blues?- que aún no tienen bandas representativas dentro de las corrientes que no fusionan con las músicas tradicionales. Ojalá Martini Blues se consolide como una banda no sólo de conciertos.

Anuncios