Etiquetas

, , , ,

Lunes 9 de septiembre de 2013 11 pm, con repetición el sábado 14 de septiembre, 8 pm UN Radio Medellín 100.4 FM

Una voz simple acompañada de una guitarra acústica, donde se supone que las letras pesan más que la calidad vocal, la técnica en la guitarra y la sofisticación de la composición musical, podría ser la primera aproximación de lo que se conoce en lengua inglesa como música folk. Gran contenido lírico, pues con las inteligentes letras críticas de Woodie Guthrie en los años ’40 y ’50 del siglo XX, y de Bob Dylan en los ’60, esta música fue para muchas sinónimo de contenido político y habilidad poética, algo que aún se recuerda cuando se menciona que Dylan ha sido nominado al Premio Nobel de literatura. Ese contenido  también se vio temprano en intérpretes femeninas como Joan Baez, quien en los sesenta se opuso fuertemente a la guerra de Vietnam, algo que es recordado por muchas personas por su iconica figura de mujer embarazada cantando en Woodstock y comentando cómo su marido había sido arrestado por negarse a enlistarse en las fuerzas armadas estadounidenses.

Por ser anterior y por su estructura, me pregunto si lo que se llamó en Latinoamerica música protesta -como si fuera la única música que protestara- es una derivación de esta música folk. Pero esto no es el caso aquí. Este folk con una voz no muy armoniosa y una guitarra no muy melódica sigue hoy día, a veces con letras sociales, a veces con letras políticas, a veces con letras mas habituales del pop que tratan de amor y relaciones de pareja. Entre los nombres femeninos están Ani DiFranco, Alix Olson, o Kimya Dawson, quien alcanzó cierto reconocimiento por su participación en la banda sonora de la pelícual Juno. Sin embargo, otras intérpretes -por lo general son solistas- han explorado el uso de otros instrumentos, han incorporado la guitarra eléctrica y han traído otras influencias clásicas como el blues. Es esta nueva tendencia la que particularmente ha producido actos que me han llamado la atención y los que pienso presentar aquí, a pesar de que sigo considerando el folk un género algo monotono y soso.

Cat Power

Cat Power (foto recuperada de 1920x1200 com)

Cat Power (foto recuperada de 1920×1200 com)

¿Cómo no empezar con la estadounidense Chan Marshall, más conocida como Cat Power? Esta intérprete que ha generado un estilo particular que ya se le conoce como sadcore, y que estuvo en la ciudad de Bogotá unos años atrás, es de las más reconocidas dentro del ahora poco claro folk. Sin embargo, no me llega. Me parece que no sorprende y que no logra romper con la monotonía característica del folk, a pesar de su uso de otros instrumentos.

Menciono a Cat Power porque tiene una canción que considero es una de las mejores canciones que han salido del folk, o por lo menos para oídos que no son seguidores de este estilo. Esta canción es The Greatest, de su álbum del mismo nombre, y que considero dejaría este programa incompleto si no la presento.

Russian Red

Russian Red (foto recuperada de thebeigeproyect.blogspot.com)

Russian Red (foto recuperada de thebeigeproyect.blogspot.com)

Otra intérprete que ha vistado a Colombia -específicamente Bogotá-, pero en dos ocasiones. Lourdes Hernández, mejor conocida como Russian Red, es probablemente la cantante de folk hispanoamericano más conocida. No obstante, esta intérprete proveniente de Madrid canta en inglés. Con dos álbumes al 2013, I Love Your Glasses (2008) y Fuerteventura (2011), Russian Red es, para mí, uno de los mejores actos de folk que he conocido. Su música es bastante pagajosa, variada, y conserva esa delicadeza del folk contempóraneo, además de que tiene una cálida voz que adquiere cierto toque especial por el acento tan marcado que tiene en inglés. Especial y no único, porque en ciertos momentos me recuerda a Ane Brun, quien tampoco canta en su lengua nativa.

Sharon van Etten

Sharon Van Etten (foto recuperada de grassclipping.wordpress.com)

Sharon Van Etten (foto recuperada de grassclipping.wordpress.com)

El álbum de 2012 Tramp de esta intérprete estadounidense, y que incluimos en nuestra lista de los 10 mejores larga duraciones del 2012, fue para mí una gran sorpresa por la voz -que en el estilo a ciertos momentos me recuerda a Thom Yorke- y su música introspectiva, cálida y desnuda, a pesar de ser ejecutada por la conformación típica de una banda de rock.

Tramp es el tercer larga duración de Sharon Van Etten, quien debutó en 2009 con Because I Was in Love, y en 2010 sacó Epic. Este trabajo, que me dio a conocer esta artista, es una buena introducción al sonido folk gringo, con el ocasional aire a country en la voz y las guitarras, cierta influencia blues en la guitarra pero que con el uso de guitarras eléctricas en algunas canciones y el acompañamiento de bateria e incluso bajo, no abandona la familiaridad del rock para aquellas personas como yo, que no se sienten muy a gusto con el primero pero son grandes seguidoras del segundo.

Carla Morrison

Carla Morrison (foto recuperada de terra.com.co)

Carla Morrison (foto recuperada de terra.com.co)

Carla Morrison, originaria de México, a pesar de estar publicando material desde 2009, sólo tiene un larga duración de 2012 que tiene como título Déjenme Llorar. Con un sonido más tradicional de folk que descansa básicamente en la guitarra acústica y con una voz muy similar a la de Lourdes Hernández, es de las pocas cantantes más típicamente folk que logra cautivarme. Tal vez es por manejar canciones con una estructura pop que las hace pegajosas o entretenidas, o tal vez sea por que sus composiciones son delicadas, elegantes, algo que rara vez tiene el folk tradicional pero que es lo que busco en este género musical. En fin, la mejor exponente del folk en Latinoamérica, la cual recientemente estuvo en la ciudad de Bogotá. Ojalá vuelva y al lado de otra intérprete femenina como Russian Red.

Tanya Donelly

Tanya Donnely (foto recuperada de theirdarkaddress.tumblr.com)

Tanya Donnely (foto recuperada de theirdarkaddress.tumblr.com)

Tanya Donelly es todo un ícono del rock alternativo. Miembro de bandas legendarias como Throwing Muses, Belly y The Breeders, esta guitarrista y vocalista no es propiamente una cantante de folk. Sin embargo, Tanya sacó como solista en 2004 Whiskey Tango Ghosts, uno de mis álbumes favoritos de folk y tal vez el primero que me llegó a gustar de este estilo.

Con un sonido muy convencional, aunque en ciertos momentos el piano alcanza cierto protagonismo, donde no hay acompañamientos dulces de instrumentos de viento o teclados, o coros como en Carla Morrison, o mucha presencia de percusión como en Sharon Van Etten  o Russian Red, Whiskey Tango Ghosts es un disco simple pero envolvedor donde la voz de Tanya, las melodías y la poética de sus letras como la línea “me acusas de hablar rebuscado cuando sólo intento encontrar las palabras indicadas” del tema Whiskey Tango, capturan lo que me imagino debe ser la grandeza de los intépretes clásicos de folk de Estados Unidos según las personas amantes de este género.

Escuche este breve recorrido por este folk actual no tan tradicional aquí.